ÚLTIMO MOMENTO
  • Motociclistas atropellados internados en grave estado de salud
  • Mujer en grave estado tras explotar el calefón
  • Una mujer en grave estado luego de que explotara un calefón
  • Pedirán desafectar del Mundial a un jugador de la Selección por una denuncia de abuso
  • Covid-19 en la Argentina: los contagios subieron 50,6% en una semana

logo

2022-02-03 19:12:58

“Criptomonedas”: ¿una timba o activos confiables? - Primera parte

Criptomonedas

Según Wikipedia, “una criptomonedacriptodivisa (del inglés cryptocurrency) o criptoactivo es un medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones, controlar la creación de unidades adicionales y verificar la transferencia de activos usando tecnologías de registro distribuido. Las criptomonedas son un tipo de divisa alternativa o moneda digital”. ?

 

El control de cada moneda funciona a través de una base de datos descentralizada, usualmente una cadena de bloques (en inglés blockchain), que sirve como una base de datos de transacciones financieras pública.

 

La primera criptomoneda que empezó a operar fue Bitcoin en 2009, y desde entonces han aparecido otras con diferentes características como LitecoinEthereumBitcoin CashRippleDogecoin.

 

Las primeras monedas se remontan al año 1.500 A.C., compuestas por metales preciosos, que le otorgaban el valor de cambio y sustituyeron el trueque. En los siglos VII y VI A.C. aparecieron las primeras de “cuño” o soberanas, emitidas por Lidia (Asia menor), China e India. Hasta el año 1100 de nuestra era, el “dinero mercancía o valor” era medio de pago, depósito de valor y unidad de medida (tres funciones básicas de la moneda). En ese año, China fue el primer poder estatal en emitir “dinero fiduciario”, es decir, dinero en papel sustituyendo la moneda y representa una cantidad equivalente a lo que la autoridad que emite tiene de respaldo en metales preciosos, principalmente oro. Este sistema se fue haciendo universal, y luego de la Revolución Francesa, cada uno de los países comenzó a emitir sus propias monedas con el respaldo de sus gobiernos y las reservas de los “bancos centrales”, lo que se denominó “patrón oro”. Finalmente, luego de los tratados de Bretton Woods de 1944, el dinero fiduciario de Estados Unidos abandona el patrón oro y se incorporan otros modos de respaldo del valor dinerario, conducta que fueron acogiendo los distintos países. 

En la actualidad, cada país tiene su propia moneda, a excepción de Ecuador, El Salvador y algunas islas que tienen el dólar americano como dinero.

 

La función de los bancos y la era digital de la información facilitó la utilización del “dinero cuenta” o “registro”, que permite hacer las transacciones propias de las monedas, pero sin la utilización del “papel o efectivo” sino con registros en las cuentas (débitos y créditos). Este sistema tiene el control y respaldo de los bancos centrales de los países.

 

En el 2008, la crisis financiera internacional, conocida como el crack de los “Subprime” y provocada por la abrupta caída de “títulos de créditos” inmobiliarios, hizo tambalear el sistema financiero con fuertes críticas a la “fiducia” (fe pública) de los estados y las instituciones financieras, calificadoras de riesgo, bolsas de valores y el mercado en general. En ese contexto de volatilidad y desconfianza nace la primera criptodivisa, el Bitcoin, de manera anónima (sin un fiduciante), digital, universal y descentralizada (emisión y distribución). A 13 años de su creación, su cotización creció desde los 0,0008 dólares, en su primera emisión, hasta los casi U$S 40.000 que valen hoy, llegando a máximos de U$S 62.000.

 

Las criptomendas resultan un verdadero problema para los estados soberanos, porque su emisión y circulación no tienen un marco jurídico ni mecanismos formales de control y regulación y tampoco hay acuerdos sobre la naturaleza jurídica de las “monedas digitales”. China y Rusia son los países que más las combaten y prohíben, pero también la Reserva Federal de los EEUU y el Banco Central Europeo establecen restricciones y procuran su control.

 

¿Cuál será el futuro de las criptomendas? ¿Me conviene invertir? ¿A quién reclamo si me estafan? ¿Puedo comprar una bicicleta con ese dinero?, son algunas preguntas que responderemos el próximo sábado.

 

(*) Economista